La Iglesia prohíbe esparcir las cenizas de los difuntos o tenerlas en casa

Publicidad
Publicidad
Publicidad


México 25 Octubre 2016.- La iglesia católica divulgó este martes las nuevas normas para la sepultura de los difuntos y la conservación de las cenizas de aquellos que son incinerados, a través de las cuales se prohíbe esparcirlas o conservarlas en el hogar.

Según las normas, ilustradas en el Vaticano por el cardenal alemán Gerhard Ludwig Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, las cenizas deben ser mantenidas en un cementerio o en un lugar sagrado.

El documento aprobado, que se titula Instruccion Ad resurgendum cum Christo y sustituye a otro de 1963, advierte de que "no se permite la dispersión de las cenizas en el aire, en la tierra o en el agua o en cualquier otra forma, o la conversión de las cenizas en recuerdos conmemorativos, en piezas de joyería o en otros artículos". Y va más allá: "En el caso de que el difunto hubiera sido sometido a la cremación y la dispersión de sus cenizas en la naturaleza por razones contrarias a la fe cristiana, se le ha de negar el funeral". La Congregación para la Doctrina de la Fe justifica la elaboración de un documento así de drástico como reacción a las nuevas prácticas en la sepultura y en la cremación "contrarias a la fe de la Iglesia".

La conservación de las cenizas en el hogar solo se contemplará "en casos de graves y excepcionales circunstancias", o cuando una persona lo pida "por piedad o cercanía", ha explicado el consultor de la Congregación de la Doctrina de la Fe, el español Ángel Rodríguez Luño, en la rueda de prensa de la presentación del documento. Para la Iglesia, "la conservación de las cenizas en un lugar sagrado ayuda a reducir el riesgo de apartar a los difuntos de la oración". Además, "se evita la posibilidad de olvido, falta de respeto y malos tratos, que pueden sobrevenir sobre todo una vez pasada la primera generación, así como prácticas inconvenientes o supersticiosas".

Según la Congregación para la Doctrina de la Fe, las cenizas deben mantenerse "por regla general en un lugar sagrado, es decir, en el cementerio o, si es el caso, en una iglesia o en un área especialmente dedicada a tal fin por la autoridad eclesiástica competente. El prefecto de la Congregación, el muy conservador cardenal alemán Gerhard Mueller, llegó a decir durante la presentación del documento: "Los muertos no son propiedad de los familiares, son hijos de Dios, forman parte de Dios y esperan en un campo santo su resurrección".

Aunque la Iglesia admite que "no ve razones doctrinales" para prohibir la cremación --"la cremación del cadáver no toca el alma y no impide a la omnipotencia divina resucitar el cuerpo", el secretario de la Comisión Teológica Internacional, Serge-Thomas Bonino, la calificó como "algo brutal", por tratarse de "un proceso que no es natural, sino que interviene la técnica y que además no permite a las personas cercanas acostumbrarse a la falta de un ser querido".
Loading...

1 comentario:

  1. Como todo lo que publica no es mas que pura conveniencia para el sistema católico romano, donde se apoya en tradiciones y dogmas que distan mucho con lo que ha dicho Dios. Ellos siempre dicen cuando terminan de leer la lectura biblica durante la misa, " esta es palabra de Dios ", pero no son capaces de ponerla en práctica ni fomentar su lectura a todos los feligreses. No les conviene, porque dice Jesucristo, " yo soy la verdad y la vida", y en otra parte "y la verdad os hará libres". Libres de que? Primero de la esclavitud del pecado y después de normas o cargas impuestas que ni ellos pueden mismos pueden cumplir. Como les decía Jesucristo a los los fariseos " sepulcros blanqueados". Claro a la gente no le gusta que les imcomoden y que otros piensen por ellos. Por eso tienen y merecen los dirigentes que se merecen. Son esclavos de un nuevo sistema del control social y no se dan cuenta.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.