Usan Afores para financiar negocios de Hija y del cuñado de Salinas

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Apoyanos con un Me Gusta
La Consar reportó el financiamiento de Infraestructura Institucional por 2 mil 737 millones de pesos, y de ese monto el 83 por ciento lo aportaron las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores); es decir, los proyectos fueron financiados con el dinero que los trabajadoras guardan para su jubilación. Dichos préstamos han beneficiado a empresarios poderosos, particularmente en este sexenio, como es el caso de Jerónimo Gerard, cuñado del ex Presidente Carlos Salinas de Gortari, y de Juan Armando Hinojosa Cantú, amigo del Presidente Enrique Peña Nieto.


Parte de los fondos de ahorro para el retiro que administran diversas entidades bancarias (Afores) se han destinado al financiamiento de negocios de personas vinculadas con el poder político.

El fondo de inversión Infraestructura Institucional, que presidió el cuñado del ex Presidente Carlos Salinas de Gortari, Jerónimo Marcos Gerard Rivero, ha recibido miles de millones de pesos a través de instrumentos denominados “Certificados de capital de desarrollo”, o CKDs, y que en su gran mayoría proceden de los fondos de pensiones de los trabajadores mexicanos.

El boletín es de 2014, cuando se dieron a conocer los planes de inversión en el nuevo sector energético mexicano de una de las empresas a su vez fondeadas por Infraestructura Institucional, Sierra Oil and Gas, en la que, entre otros, participa como consejero el ex director de Asuntos Internacionales de la Secretaría de Energía (Sener) entre 2003 y 2007, Salvador Beltrán del Río.

“La inversión en Sierra representa una oportunidad importante para el capital institucional de México, particularmente los fondos de pensiones (Afores) que invierten en nuestros Certificados de Capital de Desarrollo (CKD), para ayudar a financiar el desarrollo del naciente sector privado mexicano de energía al participar en los proyectos de exploración y producción desbloqueados por la Reforma Energética”, agrega el mismo boletín, citando a uno de los socios de Sierra.

La Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), por su parte, reportó también en 2010 el financiamiento de Infraestructura Institucional por 2 mil 737 millones, de los cuales el 83 por ciento provenían de las Afores (Administradoras de Fondo para el Retiro).

Este fondo de Infraestructura Institucional, luego, se convirtió en operador de un 50 por ciento del Hospital Regional de Alta Especialidad de Zumpango, en el Estado de México, cuya obra quedó, entre otras empresas, a cargo de la constructora Teya, del empresario Juan Armando Hinojosa, amigo del Presidente Enrique Peña Nieto y mismo que financió la residencia en la que vive su familia, conocida como la Casa Blanca.

El 30 de noviembre de 2015, Infraestructura Institucional se fusionó con la firma internacional de inversión BlackRock Inc, que en diciembre de 2015 enlistó al Hospital Regional de Zumpango entre sus negocios.

“Contrato de prestación de servicios a largo plazo para el diseño, construcción, financiamiento, operación y mantenimiento del Hospital Regional de Alta Especialidad de Zumpango”, dice la descripción de la “actividad” en la que Black Rock posee el 50 por ciento, y contenida en uno de sus reportes a la BMV.

“Las actividades de inversión reportaron una aplicación de recursos por $656,387,442 pesos como resultado principalmente del vencimiento de instrumentos financieros a más de 90 días de $279,790,779 pesos, el desembolso para inversión de deuda y capital en los proyectos en marcha por $984,093,745 pesos, de los dividendos recibidos del proyecto Hospital de Zumpango por $38,827,807 pesos, y los rendimientos cobrados de las inversiones en instrumentos financieros por $9,087,717 pesos”, agrega el reporte anual de 2015 de Black Rock a la BMV.

Los Certificados de Capital de Desarrollo, o CKD, de acuerdo con la definición de la Consar, son títulos fiduciarios que se destinan a la “inversión o al financiamiento de las actividades o proyectos dentro del territorio nacional, de una o varias sociedades”.


En 2015, de acuerdo con la misma comisión, hasta un 6.1 del total de los fondos para el retiro de los trabajadores mexicanos se destinaba a este tipo de instrumentos, mientras que, en 2016, la proporción bajó a 4.5 por ciento debido a la entrada de otro modelos de inversiones con recursos de las Afores, denominadas “Fibras”.

La Consar permite a las administradoras de los fondos para el retiro invertir en este tipo de instrumentos financieros desde 2008, mientras que, desde 2009, los CKD aparecen en los listados de la Bolsa Mexicana de Valores.


Fuente:Hilodirecto

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.