De continuar las cosas así, en 25 o 30 años no habrá pensiones en Mexico y millones quedarán en el desamparo

Publicidad
Publicidad
Publicidad

En la actualidad hay casi 11 millones de pensionados en Mexico que implican un costo anual equivalente al 15.5 por ciento del presupuesto de ingresos de cada año. Esto quiere decir que más de 15 pesos de cada 100 de los que gasta el gobierno cada año se destinan al pago de pensiones.


Verdaderamente, tenemos dos tipos de pensiones: las contributivas, aquellas en las que de alguna manera el pensionado contribuyó en el ahorro de su pensión, y las netamente pagadas con dinero público, que son aquellas en las que el pensionado nunca contribuyó en la bolsa de su pensión. Esto quiere decir que la fuente de millones de las pensiones que hoy día se pagan son los impuestos que en la actualidad pagamos.

El problema de las pensiones es estructural y venimos arrastrándolo desde hace décadas. A medida qué pasa el tiempo y no se hace nada, el problema se va haciendo más grande porque la estructura de nuestra pirámide poblacional tiende, y seguirá tendiendo, a crecer en los estratos de edad adulta. De tal suerte que cada día hay más pensionados en México.


De continuar las cosas así, en 25 o 30 años es muy posible que los jóvenes que hoy día trabajan y se encuentran ahorrando para su pensión, se queden sin ella cuando llegue el momento de retirarse. No hablemos de los millones de jóvenes que hoy día trabajan en el mercado informal, para ellos, definitivamente, no habrá pensión


Quienes hoy se encuentran en el régimen de pensiones posterior a 1997, terminaran pagando su propia pensión y la de generaciones anteriores. Es decir, en su mayoría, pensionados de Pemex, CFE, Luz y Fuerza y otras empresas paraestatales que en promedio reciben de pensión 10 veces más que lo que recibe un pensionado del IMSS en la actualidad.

De continuar las cosas así, en 25 o 30 años es muy posible que los jóvenes que hoy día trabajan y se encuentran ahorrando para su pensión, se queden sin ella cuando llegue el momento de retirarse. No hablemos de los millones de jóvenes que hoy día trabajan en el mercado informal, para ellos, definitivamente, no habrá pensión.

Durante décadas carecimos de una legislación que previera un sistema de pensiones viable, que permitiera darle sustentabilidad al sistema, independientemente del crecimiento en el número de pensionados. Por ello, en los próximos 25 años tendremos que pagar los platos rotos, y a un precio muy alto.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.